Poemas
Catacresis. por doquier...

miércoles, 14 de marzo de 2018



CATACRESIS









  




El Poeta enseñó que...

Cuando decimos "la cabeza de un alfiler"
ya  estamos expresando  "Catacresis".
♦ Que no varía en plural.
¡Muchas Gracias, Poeta,
has abierto, con ello, otra nueva  ventana,
al primaveral  vuelo del ave de mi ensueño,
Qué tengas un muy bello y feliz día!




Ahora que siento  la placentera caricia
del  beso agua, sobre la epidermis de mis bosques,
y la insurrección océano, y sumisión del mar, río,  laguna...
Ya no dudo. Sé que es posible salir ilesa
de cualquier atolladero.



¿Soñar?
¿Y  por qué no habría de soñar?
Si en toda ocasión alcanzo a  equilibrar,
pacientemente, los dos hemisferios del cerebro,
el izquierdo de la ilusión, y el diestro  del  gozo,
se produce en mí,
una virulenta erupción de endorfinas,
(moléculas de la felicidad)
que, de placer y dicha, hora tras hora,  me hacen reír,
más también otrora,  de nostalgia, llorar.


¡Ah!, resulta delicioso deslizarse
bajo la argenta y transparente lágrima lluvia,
el suspiro,(en clave de sol, y calderón final) Música,
la deliciosa faringe emisora de las aves.
y sellar
la inhóspita puerta de los recuerdos ingratos,
aquellos poco vistosos, ocres, sombríos,
los deslucidos, rotos y también los grises.
Alejando presto, todo eso, lo non grato,
y así, poco a poco,
pasito a pasito
sentir en mí, más y más
el irreprimible vomito de la risa,
y la delicia arco-violín del contento.


A esta hora, que sosegada canta y danza,
majestuosa,  la faz, aún soleada,  de la tierra…
invitando a sentir su anisado aliento campiña,
el  pecoso guiño atardecer,
la delicia valle, loma, colina.
A reflejarse en el plácido espejo lago,
y escalar, la (tres octavos jaspeada) falda de la montaña,
para hollar su encrespada cabellera.
bajo la azulada muselina camisa del Cielo,
experimento esa creciente ínfula del aliento...
porque  sé que...
¡Volar, o soñar que se vuela,
  es sinónimo de ave!
Y para mí decir ave
es decir la palabra clave...
¡ CATACRESIS!


Sobre el pie de la lámpara,
los brazos del sillón,
el ojo del huracán,
la pata de la mesa,
el culo del vaso,
la cabeza del alfiler,
el ojo de la aguja,
los dientes de la sierra,
la hoja de la espada,
las alas del avión,
la hoja de papel,
Y sonido de la música,


Manifiesto pues, por todo ello,
qué... muy feliz lo hago,
sin dar tregua, o armar revuelo,
porque tal es...
¡Mi primordial anhelo!
y, /repito/,  lo hago,
desde el placer y gozo
sin precisar destupir
el umbrío velo Noviembre,
o la gélida mantilla Diciembre,
por, ello, no  suponer, para mí,
ni el más mínimo  desvelo.
¡Ah, porque volar es...
mi primordial anhelo!

*

© Primavera del Valle








Comentarios sobre este poemaEnviar a alguien
Deja tu opinión:
Usuario:      Contraseña:           Registrarse

Buscar poema introduciendo algún elemento del título o de su contenido:

Lista de los últimos poemas         Lista de categorías